No se trata de ciencia-ficción y menos de una visión apocalíptica. La cuarta revolución industrial está en marcha y cambiará el mundo, porque modificará la forma en que todos viven, trabajan y se relacionan.

Está ocurriendo y muchos aún no se percatan, pero la transición hacia nuevos sistemas basados en la infraestructura que proporciona la transformación digital es un hecho indetenible.

La cuarta revolución industrial es una etapa decisiva que dará origen a nuevas carreras y oportunidades corporativas. Una era donde predominará la convergencia de tecnologías cibernéticas, físicas y biológicas.

La también llamada industria 4.0 lo afectará todo y eso incluye a las pequeñas y medianas empresas.

¿Qué implica la llegada

de la cuarta revolución industrial?

¿Cómo afecta a las Pymes?

Las afecta, y mucho, porque desde ya deben estar completamente familiarizadas con los conceptos digitales.

Sitios web, aplicaciones, redes sociales o planes de estrategia digital, tienen que formar parte del diario funcionamiento de las empresas así como tener la disposición corporativa a innovar y ensayar con las nuevas plataformas que van apareciendo.

No hay vuelta atrás. El vuelco que están dando los sistemas productivos, la economía y el tejido empresarial es definitivo, y las Pymes deben adaptarse a esa renovación.

La realidad de las Pymes en América Latina es que muchas no han alcanzado la nivelación digital en el contexto de la industria 4.0. Son estas empresas las que pierden porque no están preparadas para lo que se acerca.

Pierden porque se han resistido a la transformación digital y serán arrastradas por un gigantesco cambio social que implica un antes y un después económico y tecnológico.

Por otro lado, todas aquellas empresas que comprenden la era digital son las que ganan, porque se adaptan a las modificaciones que ya comienza a traer la cuarta revolución industrial.

Esto significa empresas versátiles con sistemas internos de gestión, soluciones corporativas digitales, familiarizadas con conceptos como mailing o hosting, con sitios web verdaderamente responsives, con archivos digitalizados en las Clouds, con aplicaciones móviles y mucho más.

¿Qué sucederá

cuando el mundo entre de lleno

en la cuarta Revolución Industrial?

Quedarán desempleadas miles de personas a las cuales será imposible reincorporar.

Esto nos lleva a una pregunta fundamental: ¿Qué hará toda esa fuerza laboral desocupada?

Convertirse en nómadas digitales será la vía a transitar. Todas aquellas personas que se muestren abiertas al mundo digital, todos aquellos emprendedores que saquen provecho de sus talentos internos podrán generarse un espacio propio.

Administración de negocios, redes de apoyo, microempresas o autogestión para generar el sustento, son parte de los conocimientos que la industria 4.0 no sólo exigirá sino que ya comienza a exigir.

Es una era en la que los empresarios-emprendedores ya pueden ir definiendo un porvenir basados en la transformación digital.

Te recomiendo leer este libro de lectura de Jeremy Rifkin, El Fin del Trabajo.

En este libro podrás profundizar en su visión de que estamos iniciando una nueva fase de la historia la humanidad, donde la tecnología, la robotización y la automatización juegan un papel relevante, dando origen al inicio de una gran transformación social que traerá consigo el renacimiento del espíritu humano.

¿Te sirvió? Compártelo!


Claudia

Socia fundadora h2o 1996. Gerente General Agencia de Marketing Digital h2o Studio. Encargada de Estrategia en Redes Sociales y Calidad. Diseñadora en Comunicación Visual. Diseñador Gráfico Computacional. Diplomado en Dirección de Proyectos e Innovación. Consultora en Marketing Digital. Experta en Redes Sociales y Herramientas Digitales

Dejar un comentario

Conéctate con tu cuenta favorita: